Oración La Esponja de tu Pasión

Es la Pasión de Jesús la que me lleva a verme por lo que El murió. Interiorizarme en su sacrificio cruento y brutal, sangre, agua, corona de espinas, clavos, cruz y muerte a cambio de indiferencia, desamor, deslealtad, envidia, odio y todo lo malo de mi humanidad, de mis pecados y de los de todos los dem ...ás.

 

Quisiera ser como la esponja que acercaron a tus labios, secos, sedientos, rotos. Absorber tu aliento, sentir la lenta respiración del momento; llenarme de tu Espíritu, empaparme de tu Amor.

 

Ser por unos segundos esa esponja, para limpiar tus heridas, tus carnes abiertas desgarradas de latigazos, tus manos atadas, tu piel preciosa reventada por la violencia y el odio que Tu cargaste y redimiste.

 

Ser la esponja que toca tu hombro destrozado, suavemente aliviarte, y Tú Señor, callado en medio del dolor intenso. Nada a cambiado eso Señor! Es la huella del Amor Eterno, es la perfección de la entrega en medio del dolor.

 

Tocar cada llaga de tu cuerpo, absorber cada gota de tu Sangre, empaparme en Ella y purificarme, déjame acercarme! Cristo herido, Cristo puro, Cristo Esencia del Amor, canal de salvación, y victoria de la humanidad.

 

La esponja que se introduce en tu pecho, de ese manantial deseo beber, tengo sed de Tu Presencia y Misericordia, ahí deseo permanecer, empaparme de tu Esencia, de tu Ser, de tu Poder.

 

Tu muerte me conmueve y me lleva a momentos profundos de arrepentimiento, de que me duele el alma y la vida, de que me pesa y me pesa mucho, la indiferencia con que te he tratado, es que me duele! El no acercarme cuando me has llamado a gemidos de Rey, a dulzuras de Dios, a trozos de Cielo!

 

Mi Amado Jesús, permíteme ser la esponja que yo anhelo, porque en Ti creo; cargarme de Ti y cargarte a Ti, somos dos, pero seamos uno! Pues es tu deseo que de Ti no me aparte.

 

No soy digna de acercarme a Ti, más mírame con compasión mirada infinita!, ojos Benditos saturados de Gloria, Tu Pasión me llama y me limpia el corazón. Tu Amor me captura, quiero ser parte de ésta prisión liberadora, de este Todo que Eres Tú mismo.

 

Eres mi Dios y mi Amor, deseo Alabarte y Bendecirte, Ensalzar tu Pasión y Glorificar tu Resurrección, por los siglos eternos. Amén.