NO APAGUÉIS EL ESPÍRITU

15 de enero del 2012

 

Como miembros todos del Cuerpo Místico y congregados por Jesucristo en la Iglesia, debemos permanecer alertas a quienes desean silenciar los llamados Divinos, desalentando al hombre para que no crea y continúe sordo, ciego y mudo, sumido en el pecado y en la ignorancia.

Muchos se olvidan que la Escritura dice: Joel, capitulo 2 versículo 28: ” Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán sueños”

Con esto no estamos avalando que todos los videntes o profetas son verdaderos, pero aunque la VERDAD ESTA REVELADA YA EN LA ESCRITURA, siempre en todo tiempo Jesús explicita Su Palabra cuando Su Pueblo está en peligro. Así ha sucedido en el pasado con reconocidos Místicos, aprobados por la iglesia y también lo es en el presente.

Recordemos el discurso de despedida del Señor, cuando antes de partir de este mundo al Padre, les dijo a sus discípulos: "Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga Él, el Espíritu de la Verdad, os guiará hasta la verdad completa..." (Jn 16, 12-14)


No es que el Espíritu de la Verdad haga nuevas revelaciones ajenas totalmente al depósito de nuestra Fe, porque ya en la misma despedida reseñada en San Juan se dice que el Espíritu Santo no hablará por su cuenta, "porque recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros".

Nos dice también la Sagrada Escritura: Tesalonicenses, capitulo 5, versículo 21 “examinadlo todo y quedaos con lo bueno”.

Ahora ante un caso comprobado de falsedad se debe advertir y denunciar y en eso estamos de acuerdo ya que brotan oportunistas por doquier, pero una cosa es denunciar lo falso y otra es prejuzgar indiscriminadamente, creando incertidumbre en nosotros los que conformamos la iglesia, porque en : 1 de Tesalonicenses, capitulo 5 versículo 19 leemos, "No apaguéis al Espíritu" y en ese mismo capítulo versículo 20 dice: "No menos preciéis a los profetas". En todo tiempo Dios ha tenido por dignas a algunas personas que El elije para advertir a los suyos.

El pueblo de Dios no es ignorante a estas Palabras, pero no es alertado como se debe sobre los acontecimientos que se están ejecutando en este momento en el mundo y que cooperarán a la autodestrucción del género humano.

¿Conoce el pueblo de Dios que en algunos países del mundo, se ha prohibido el uso de signos Cristianos en los centros educativos, en instituciones públicas y demás?

¿Cómo puede esperar la humanidad mensajes colmados de felicitación a un pueblo descarriado y materialista, que mira con normalidad la inmoralidad, la infidelidad, el aborto, la eutanasia, el sexo desenfrenado y a corta edad, la creación de bombas de destrucción masiva capaz de exterminar a todo el género humano?

Una generación que se mutila con la tecnología dentro de los mismos hogares, consumiendo violencia y perversión de todo tipo día y noche, sin tener el más mínimo reparo en los más pequeños inocentes !...

Será que existen intereses que se mueven tanto, que se desea limitar al pueblo de Dios para que ejecute esa libertad que Dios mismo le da ?

Vemos que los mensajes con fundamento Cristiano, que llaman al hombre a acercarse a los sacramentos y a vivir como hermanos, y que no contradicen la doctrina de la Madre Iglesia, son una fuente de SABIDURÍA DIVINA, que dan LUZ a las creaturas humanas, para que regresen al camino de la verdad.

Quien lee los mensajes con un corazón humilde, deseoso de amar a Dios y abierto a recibir Sus llamados , no se asusta, porque ante todo anuncio de catástrofe, tanto Nuestro Señor Jesucristo como nuestra Madre Santísima salen al encuentro de Sus hijos ofreciendo Su Corazón para refugiarse, asegurando Su protección.

Por lo tanto invitamos a discernir y comprender las "señales de los tiempos" a través de los mensajes y cotejarlos con las Sagradas escrituras, no nos privemos de saber lo que el Cielo nos revela, para así quedarnos con lo bueno y ser prolongación de la Voluntad de Dios.

Revelaciones Marianas

Mientras que Mi Espíritu sea aplastado y mientras los Míos silencien Mis Advertencias, suprimiendo a Mi Espíritu, tratando las profecías con desprecio y casi deleitándose al anunciar que las apariciones de Nuestra Presencia son falsas, Yo no lo voy a tolerar por más tiempo, Mi Justicia prevalecerá...

Hoy todavía estoy viniendo a ustedes como el Amigo más Misericordioso, pero mañana descenderé como un Juez severo.

Ellos suprimen Mi Espíritu, ridiculizan Mis bendiciones, éstos son los Caínes de hoy día. Yo los amo a todos hasta la locura, recuerden siempre esto. Yo mitigaré Mi Justicia sólo cuando se hagan enormes reparaciones" ¿Cómo pueden los Míos rezar con paz el Credo de los Apóstoles y decir: "Yo creo en el Espíritu Santo", cuando la mayoría de ellos rechazan las Obras de Mi Espíritu, Lo niegan y Lo sofocan? En verdad te digo, Yo no encuentro ninguna santidad en ellos. Cuando en esta oscuridad, descubren a lo lejos una pequeña llama, soplan sobre ella como ventarrón, para extinguirla y así poder continuar sus malas obras en las tinieblas y no estar así expuestos a la luz. No, Vassula, parece que ellos no quieren vivir en la Luz.

Jesús a Vassula Ryden 08.03.1989

Revelación pública y privada


La doctrina de la Iglesia, dice el Papa Benedicto XVI en su comentario teológico sobre el secreto de Fátima, distingue entre la "Revelación Pública" y la "revelación privada". Entre estas dos realidades hay una diferencia, no sólo de grado, sino de esencia. El término "revelación pública" designa la acción reveladora de Dios destinada a toda la humanidad, que ha encontrado su expresión literaria en las dos partes de la Biblia: el Antiguo y Nuevo Testamento. Se llama revelación porque en ella Dios se ha dado a conocer progresivamente a los hombres, hasta el punto de hacerse Él mismo hombre, para atraer a sí y para reunir en sí a todo el mundo por medio del Hijo encarnado, Jesucristo.
Y el mismo Papa cita al Catecismo de la Iglesia en su nº 67, cuando dice:
"A lo largo de los siglos ha habido revelaciones llamadas privadas, algunas de las cuales han sido reconocidas por la autoridad de la Iglesia.... Su función no es la de "completar" la Revelación definitiva de Cristo, sino la de ayudar a vivirla más plenamente en una cierta época de la historia"

Es aquí donde las revelaciones privadas, cuando son realmente de Dios, juegan su papel. Ellas son como flechas indicadoras que me llevan a un más perfecto conocimiento de la Palabra de Dios. Gracias a estas revelaciones crezco interiormente en Fe, Esperanza y Caridad. Nadie va al Padre sino por Jesucristo. Y María cuando se aparece me lleva a Cristo, me engendra en Cristo y me lleva a la Iglesia instituida por su Hijo Jesucristo. Es una labor de María y del Espíritu Santo, Esposo de María, que nos envía el Padre y el Hijo para reconducimos mejor a Él.

Papa Benedicto XVI, cuando era Card. Josep Ratzinger.

Revista María Mensajera Núm 300 Enero 2006 pp.2-5

http://www.revelacionesmarianas.com/

Desear feliz Año Nuevo es desear esperanzas legítimas

En su reflexión semanal por televisión, el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, se refirió al sentido del “feliz año nuevo” y a los motivos de la celebración del 1° de enero.

El prelado explicó que, al comienzo del año, todos nos deseamos “feliz Año Nuevo”, frase que expresa “muchos deseos, tantas esperanzas legítimas, pero que tienen que estar sostenidas por una esperanza fundamental, que es la esperanza en Dios”.

“Por esta esperanza más alta aspiramos a alcanzar la felicidad definitiva en la vida eterna, en la comunión con Dios para siempre. Es esta esperanza la que sostiene y transfigura todas las otras. Nos infunde ánimo para superar las dificultades y para vivir de acuerdo a nuestra vocación de hijos de Dios, respetando a todos y procurando su bien. Esta gran esperanza sostiene nuestro legítimo deseo de felicidad. Fundados en ella podemos desear: Feliz año nuevo para todos”, subrayó.

También destacó que “el 1° de enero es el inicio del año civil” y señaló que esto “recuerda que nosotros contamos los días y los años desde el nacimiento de Cristo. Vivimos en la era cristiana” y sin advertirlo “tiramos el almanaque del año pasado y colgamos el nuevo” anunciando que “Cristo está en el centro de las edades”.

Monseñor Aguer indicó, además, que este día la Iglesia celebra, desde hace varias décadas, la Jornada Mundial de la Paz proyectando “sobre las realidades temporales la luz que procede del nacimiento de Jesús, del misterio de la encarnación” pues “la encarnación del Hijo Eterno de Dios ha significado un cambio fundamental en la vida y en la historia de la humanidad”. Por eso, explicó, “la Iglesia quiere promover en los hombres el pensamiento de la paz, presentándola como un don de Dios y como una tarea nuestra”.

Además recordó que en el 1° de Enero confluyen varias celebraciones pues es “el día octavo de la Navidad” y “la fiesta de la Navidad” es tan importante “que la Iglesia la celebra a lo largo de toda la semana. Es el misterio central de nuestra fe, la encarnación y el nacimiento del Señor”.

El arzobispo afirmó, además, que cada comienzo de año, desde antiguo, “se celebra a la Virgen Santísima en su título de Madre de Dios”, un título a la Santísima Virgen de gran “profundidad” porque es “la corona más bella con la cual se puede honrar a María”.

“Madre de Dios porque ha dado a luz virginalmente al Hijo eterno de Dios, eso lo hizo no sólo cumpliendo una función biológica, porque antes entregó su corazón en la fe. Los Padres de la Iglesia dicen que María concibió antes en su espíritu que en su vientre”, concluyó.+

"FELIZ AÑO 2012 Y JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ"

Queridos diocesanos:

Comenzamos un nuevo año, el 2012 del Nacimiento de N.S. Jesucristo. Con palabras de la liturgia, como felicitación del AÑO NUEVO deseo a todos que “Dios, fuente y origen de toda bendición, os conceda su gracia, derrame sobre vosotros la abundancia de sus bendiciones y os proteja durante todo este año que comenzamos”. Al sustituir el calendario de 2011 y abierta una nueva agenda, es inevitable dirigir una mirada al momento presente marcado en Europa por la crisis y por la quiebra de los valores éticos y espirituales que deben sustentar nuestra sociedad, y en el mundo por el sufrimiento de pueblos enteros a causa del hambre, la violencia y la inseguridad, la persecución religiosa e incluso los desastres naturales. El mensaje pastoral de Navidad del Papa Benedicto XVI nos invitaba a mirar a la gruta de Belén y a invocar al Niño que ha traído al mundo la reconciliación y la paz. Y el valiente mensaje del Rey de España, apelando al realismo y a la humildad e invitando a sumar voluntades y a acercar posiciones, nos ofrecía una gran lección sobre los valores que nos ayudarán a superar la crisis.

El panorama, ciertamente, es oscuro. Van a tener razón los que afirman que estamos asistiendo a un cambio de época. Pero no debemos caer en la desesperanza. El día 22 de diciembre, el Papa, en un discurso a sus colaboradores inmediatos, señalaba que, aunque no están en discusión valores como la solidaridad, el compromiso por los demás y la responsabilidad por los pobres y los que sufren, falta con frecuencia la fuerza que los motive, capaz de inducir a las personas y a los grupos sociales a renuncias y sacrificios. Y daba como explicación el hecho de que no siempre el conocimiento y la voluntadsiguen la misma pauta, de manera que la voluntad que defiende el interés personal oscurece el conocimiento, y el conocimiento debilitado no es capaz de fortalecer la voluntad. A continuación se preguntaba dónde está la fuerza capaz de elevar y ensanchar nuestra voluntad.

Y ofrecía una respuesta a partir de la magnífica experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud de agosto de 2011 en Madrid, que calificó como “una medicina contra el cansancio de creer” y “una nueva evangelización vivida”, viendo en ella un modo nuevo y rejuvenecido de ser cristiano que fortalece la esperanza. Se basaba en cinco puntos de carácter espiritual que no puedo resumir por falta de espacio, y concluía con la afirmación de esta certeza de la fe: “Es bueno que yo exista. Es bueno existir como persona humana, incluso en tiempos difíciles”.

Por eso, a punto de comenzar un nuevo año, en el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, ya en su 45 edición, el Papa lanza un llamamiento a los jóvenes, invitándolesa no dejarse vencer por el desánimo ante las dificultades y a no entregarse a soluciones fáciles y falsas: “No tengáis miedo de comprometeros, les dice, de hacer frente al esfuerzo y al sacrificio, de elegir los caminos que requieren fidelidad y constancia, humildad y dedicación. Vivid con confianza vuestra juventud y esos profundos deseos de felicidad, verdad, belleza y amor verdadero que experimentáis”.

+ Julián, Obispo de León

 

2012, un año nuevo

Por el 2 de enero de 2012

Mons. Francesc Pardo i Artigas En este primer día del año confluyen unos hechos que merecen nuestra consideración y comentario.

Comienza el año con todo lo que ello significa, celebramos la octava de Navidad con la fiesta de Santa María, Madre de Dios, santa María del belén, también la jornada mundial de plegaria por la paz en el mundo.

He meditado ante el belén, estas cuatro referencias, también por medio de las lecturas bíblicas que proclamamos en el presente domingo en la Misa, quiero compartir con todos vosotros esta mi reflexión.

Feliz año nuevo, buen año… son las expresiones que hemos escuchado y deseado a lo largo del día. El pueblo de Israel, el pueblo de Jesús, iniciaba un nuevo año recibiendo la bendición de Dios: “Que el Señor nos bendiga y nos guarde, que nos haga ver la claridad de su mirada y se apiade de nosotros, que el Señor dirija hacia ti su mirada y te de la paz”.

Ello significa que hay que tener presente a Dios para vivir el año 2012, como nuevo. Contando con Dios, con su bendición, con su amor que perdona y nos fortalece, con su luz y con su paz, así podremos afrontar un nuevo año, como una nueva oportunidad para experimentar los deseos de estos días: ser más felices y hacer más felices a los demás.

Precisamente en estos días de Navidad contemplamos y celebramos, viviendo con alegría el nacimiento de Jesús, el gran regalo de Dios a la humanidad. Leemos en la carta de san Pablo a los cristianos de Galacia: “Cuando el tiempo llegó a su plenitud, Dios nos envió a su hijo, nacido de mujer, nacido según la ley, para rescatar a los que vivimos bajo la ley, para que obtuviéramos la condición de hijos… Prueba de ello es que podemos invocar a Dios, como Padre. No somos esclavos, sino hijos y herederos”.

Jesús asume todas las limitaciones humanas, para que podamos asumir la condición de hijos e hijas de Dios y herederos de Dios. Vivamos en este año que hoy se inicia con esta novedad tal relación filial, de afecto y comunión con nuestro Dios.

En la cultura hebrea, el nombre significaba la misión de la persona, Jesús significa “Dios salva”. En Jesús podemos hallar amor, perdón, fuerza, paz y alegría, es decir: vivir verdaderamente un año nuevo.

La imagen de estos días nos muestra a Jesús con María i José. El evangelio de Lucas acentúa que “María conservaba los recuerdos en su corazón y los meditaba”. Si deseamos un verdadero año nuevo, deberemos vivir los hechos y meditarlos. Cada día está tejido de muchos momentos, experiencias, de muchas palabras y mensajes, de sentimientos… tratemos de tener tiempo para pensar en ellos, contemplarlos en compañía de Jesús, des del corazón y la inteligencia, impregnados de fe, amor, esperanza y gratitud.

Hoy también celebramos la Jornada Mundial de plegaria por la paz.

El Papa, como cada año, nos ha dirigido su mensaje, que comentaré en próximas reflexiones dominicales. Pero, permitidme ya algunas sugestiones al respecto y que están a nuestro alcance.

Si crees que una sonrisa es más fuerte que las armas; si crees en el poder de la mano tendida; si crees que aquello que nos hermana es más fuerte que aquello que nos separa; si crees que ser distinto es una riqueza y no un peligro; si sabes mirar a los demás con amor; su prefieres la esperanza a la sospecha; si crees que debes dar el primer paso para aproximarte a los demás… la paz llegará.

Si puede alegrarte con la alegría de los demás; si puedes aceptar la ayuda de los demás; si te duele la injusticia que padecen los demás y lo hace como la que a ti te afecta; si crees que el perdón va más allá de la venganza; si el prójimo es, por encima de todo, tu hermano… la paz se fortalecerá. Si para ti la rabia es un signo de debilidad y no de fuerza; si prefieres que te hieran antes que hacer el mal; si puedes aceptar un punto de vista distinto al tuyo; si no descargas tus culpas y mal humor sobre los demás… la paz se consolidará.

Si el evangelio no te escandaliza, si crees que el amor es la única fuerza, si eres capaz de confiar en el Príncipe de la Paz, en aquel que es la auténtica paz… Entonces tendrá la suficiente serenidad y fuerza, para vivir en paz, ofrecer la paz, y edificar el pequeño mundo de cada día en paz. Si lo intentamos, ¡Seguro que será un verdadero año nuevo!

+ Francesc Pardo i Artigas

Bendición del pesebre

24 de diciembre de 2011

La fuente de toda bendición es Dios, Él es el único bueno. Dice la Biblia en el libro del Génesis que cuando Dios hizo la tierra y todas las criaturas “vio que todo era bueno”. De ahí nace la tradición cristiana de implorar la bendición de Dios en diversas circunstancias a fin de alcanzar de Dios su acción para hacer más perfecto todo lo creado. Lo más importante en la bendición del Nacimiento es que también se bendice nuestro propósito de vivir la Navidad santamente. El contemplar el misterio del nacimiento de Jesús será una ayuda para lograrlo.

El pesebre, belén o nacimiento no es algo mágico, pero tampoco es un simple adorno, debe ser tratado con dignidad. El pesebre, como todas las imágenes de nuestro Señor Jesucristo, nos ayuda a establecer un diálogo real con el Dios vivo que las imágenes representan.

RITO DE BENDICIÓN DEL PESEBRE

1) Invocación inicial:

Guía:
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

2) Introducción:

Guía: Alabemos y demos gracias al Señor, que tanto amó al mundo que le entregó a su propio Hijo.

Todos: Bendito seas por siempre, Señor.

Guía: Durante estos días tan especiales de Adviento y Navidad, vamos a contemplar el significado de este nacimiento colocado en nuestro hogar y meditaremos el gran amor del Hijo de Dios, que siendo Dios inmenso, quiso hacerse pequeñito para habitar en medio de nosotros y mostrarnos el camino de la Vida. Pidamos, pues, a Dios, que el misterio que representa el pesebre que nuestras manos han preparado, sea vivido intensamente por nuestros corazones y nos haga crecer en la fe en el Hijo de Dios.

3) Lectura de la Palabra de Dios:

Uno de los presentes lee el siguiente texto del Evangelio de San Lucas (Lc 2, 1-7):

Por aquellos días salió un decreto de César Augusto para que se hiciera un censo del mundo entero. Este primer censo tuvo lugar siendo Quirino gobernador de Siria. Y todos iban a empadronarse, cada cual a su ciudad. También José, por ser de la casa y familia de David, subió desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Estando ellos allí, le llegó a ella el tiempo del alumbramiento y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, por no haber sitio para ellos en la posada.

Después de la lectura se puede hacer algún canto navideño apropiado.

4) Preces:

Guía: En este momento en que nos hemos reunido toda la familia para la bendición del nacimiento, dirijamos nuestros corazones y nuestra oración a Cristo, Hijo de Dios vivo, que quiso ser también hijo de una familia humana; y digámosle:

Todos: Por tu nacimiento, Señor, protege a nuestras familias y a nuestro pueblo.

Guía: Tú que amaste y fuiste amado por tus padres en la Sagrada Familia de Nazareth, afianza a nuestra familia en el amor y la concordia. Oremos al Señor.

Todos: Por tu nacimiento, Señor, protege a nuestras familias y a nuestro pueblo.

Guía: Tú que naciste en un humilde establo, infunde tu Espíritu a nuestro pueblo para que nuestro amor y nuestra solidaridad se manifieste de manera particular con los más pobres y los que sufren. Oremos al Señor.

Todos: Por tu nacimiento, Señor, protege a nuestras familias y a nuestro pueblo.

Guía: Tú que has dado parte de tu gloria a María y a José, admite a nuestros familiares, que en otros años celebraban las fiestas de Navidad con nosotros, en tu familia eterna. Oremos al Señor.

Se hacen peticiones libres.

5. Oración de Bendición:

Guía:
Señor Dios, Padre nuestro, que tanto amaste al mundo que nos entregaste a tu Hijo único, nacido de María la Virgen, dígnate bendecir este nacimiento y a la familia cristiana que está aquí presente, para que las imágenes que representan el episodio de tu nacimiento en Belén de Judá, nos ayuden a profundizar en la gratitud y la fe. Te lo pedimos por Jesucristo, tu Hijo amado, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.

Todos: Amén.

 

http://madresmonicasven.blogspot.com/2008/12/bendicin-del-pesebre.html

Bendición del Árbol Navideño

24 de diciembre de 2011

EL ÁRBOL mismo nos trae a la memoria el árbol del Paraíso (cf. Gn 2, 9 - 17) de cuyo fruto comieron Adán y Eva desobedeciendo a Dios. El árbol entonces nos recuerda el origen de nuestra desgracia: el pecado. Y nos recuerda que el niño va a nacer de Santa María es el Mesías prometido que viene a traernos el don de la reconciliación.

LAS LUCES nos recuerdan que el Señor Jesús es la luz del mundo que ilumina nuestras vidas, sacándonos de las tinieblas del pecado y guiándonos en nuestro peregrinar hacia la Casa del Padre.

LA ESTRELLA. Al igual que en Belén hace dos mil un años una estrella se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño Jesús, con María su Madre, causando este acontecimiento una gran alegría en los Reyes Magos (ver Mt 2, 9 - 10). Hoy una estrella corona nuestro árbol recordándonos que el acontecimiento del nacimiento de Jesús ha traído la verdadera alegría a nuestras vidas.

LOS REGALOS colocados a los pies del árbol simbolizan aquellos dones con los que los reyes magos adoraron al Niño Dios. Además nos recuerdan que tanto amó Dios Padre al mundo que le entregó (le regaló) a su único hijo para que todo el que crea en Él tenga vida eterna.


RITO DE BENDICIÓN DEL ÁRBOL NAVIDEÑO

Todos los presentes, santiguándose, dicen:

En el nombre del padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

El padre de familia dice:

Bendito sea Dios,
Padre de nuestro Señor Jesucristo,
Que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales.
En los cielos, en Cristo.

Todos responden:

Bendito sea el Señor por los siglos.

LECTURA

Uno de los presentes, lee el siguiente texto de la Sagrada Escritura:

Escuchemos con atención la lectura del profeta Isaías:

"Vendrá a ti, Jerusalén, el orgullo del Líbano, con el ciprés y el abeto y el pino, para adornar el lugar de mi santuario y ennoblecer mi estado".

ORACIÓN DE BENDICIÓN

Luego el padre de familia, con las manos juntas, dice la oración de bendición:

Oremos.

Bendito seas, Señor y Padre nuestro,
Que nos concedes recordar con fe
En estos días de Navidad
Los misterios del nacimiento del Señor Jesús.
Concédenos, a quienes hemos adornado este árbol
Y lo hemos embellecido con luces,
Con la ilusión de celebrar
La navidad del nuevo milenio
Que podemos vivir también a la luz de los ejemplos
De la vida plena de tu Hijo
Y ser enriquecidos con las virtudes
Que resplandecen en su santa infancia.
Gloria a Él por los siglos de los siglos.

Todos responden:

Amén.

Al final, todos los presentes, santiguándose, dicen:

En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

http://www.aciprensa.com/navidad/arbol.htm

Proyecto: Fiesta de todos los Santos

25 de octubre de 2011

Transformemos el Halloween en una fiesta positiva, alegre y entretenida, donde todos podamos gozar de un sano momento de compartir con nuestros vecinos y de enseñarles a nuestros hijos valores cristianos

 

Por ejemplo: Eliminar por disfrazaran terror, vampiro, momia y etc... Fuera de Hallowen, por favor vamos apoyar "La fiesta de todos los santos"

 

Los invitamos a participar de una alegre celebración
31 de octubre


Noveno año

  • Hace ya nueve años, inspirados por la sola intención de educar bien a nuestros hijos y de darles al mismo tiempo una ocasión para celebrar y pasarlo bien, es que un grupo de padres propusimos rescatar el sentido original de la Víspera de Todos los Santos.

  • Esta iniciativa tuvo una gran acogida, adultos jóvenes y niños celebramos esta fiesta en forma positiva, entretenida, sana y alegre y más acorde con nuestras costumbres y valores.

  • Cada año somos más, por eso los invitamos a sumarse a esta iniciativa.

  • En este año de consolidación queremos llegar a todos los rincones, celebrando masivamente "La Fiesta de Todos los Santos"

    Estrategia

  • Más que combatir la forma en que hoy se celebra "Halloween", que nada tiene que ver con nuestras costumbres y valores; queremos retomar el sentido original de esta fecha y celebrar la "Fiesta de Todos los Santos"

  • Mantendremos los elementos buenos y positivos; celebrar, disfrazarse y compartir, pero proponemos cambiar los negativos:

    -muerte y oscuridad,...por vida,
    -terror y miedo,...por alegría,
    -violencia,...por paz y amor,
    -amedrentamiento y chantaje,...por respeto y entrega.

  • Proponemos una celebración amplia a la cuál todos se sumen alegremente independiente de su cercanía con la religión.

  • Queremos que los niños aprendan que deben dar parte de sí para lograr sus objetivos , que no es correcto amedrentar sino respetar y que por sobre todo deben siempre prevalecer los valores positivos y constructivos como la vida, el amor, la paz, la alegría y la entrega.

    Planteamiento

  • Celebraremos la fiesta de "Todos los Santos"

  • Los niños y jóvenes saldrán a la calle a compartir con sus vecinos en un sano ambiente de amistad

    Los niños

    - Se disfrazarán de algo positivo como payaso, flor, santo, princesa, animalito, etc.
    - Saldrán a las calles acompañados de algún adulto o joven responsable, a pedir dulces.
    - Sólo tocarán el timbre en las casas que tengan globos o cintas de color blanco en sus puertas o rejas, aceptando así participar en esta celebración. Al resto sencillamente no se les molestará.
    - Para recibir los dulces los niños deberán entregar algo a cambio.
    - A lo que entrequen le llamaremos "gracia" y puede ser un dibujo, una poesía, una oración, una flor, un santito, una tarjeta o algo hecho por ellos en su clase de religión o de arte.

    Los jóvenes

    - Acompañarán a los niños en esta celebración siendo modelo y ejemplo para ellos, es decir celebrando en forma positiva para sembrar paz, amor y alegría.

    - Si quieren organizar alguna fiesta o celebración los invitamos a hacer "Fiestas Blancas" donde todos se vistan de ese color y lo pasen muy bien en un ambiente positivo y alegre.

    ¿Qué les pedimos?

  • Distribuyan esta iniciativa a todas las personas que puedan.

  • Que comenten esta iniciativa con su familia, amigos y conocidos.

  • Que la hagan llegar a las empresas que estén interesadas en esta fiesta, a los medios de comunicación y a quienes puedan apyarla.

  • Propongan en Colegios, Jardines Infantiles e Iglesias, que la fiesta se aborde de manera positiva y constructiva.

  • Apoyen y acompañen a sus hijos en esta celebración, así estaremos educánolos en los valores que esta fiesta nos invita a celebrar.

Si todos empujamos esta idea, cada día seremos más los que celebraremos con alegría
"La fiesta de todos los santos"

 

http://es.catholic.net/celebraciones/120/302/articulo.php?id=7252